noticias discos artículos conciertos parsley people links

WILL OLDHAM
23-marzo de 2001
Galapagar (Madrid), Teatro Jacinto Benavente

Fue algo totalmente irreal, encontrarme un Viernes por la noche en un centro cultural de Galapagar, sentada en una butaca de auditorio, viendo un concierto. Recordaba al colegio, a cuando montábamos conciertos de rock (más bien heavy) en el salón de actos los viernes a las 6 de la tarde. ¡Qué tiempos!

El concierto de Will Oldham también fue memorable; por el irrisorio precio de 500 pesetas (¡500!) pudimos disfrutar de una hora y media mítica. La voz de Will, más limpia y menos arriesgada que antaño, sigue dejando boquiabierto al personal. Su presencia escénica continúa siendo inmensa, aunque su impacto fuera aminorado por la distancia que imponía el teatro entre la banda y el público.

En las butacas se acomodaron parejas de cuarentones y entendidillos del jazz y casi todos desaparecieron discretamente antes del final del concierto. Por supuesto el público estaba salpicado de una cuidada selección de "los de siempre" que se había aventurado hasta la escena del crimen. En resumen, muy poca gente se enteró y muchos se cansaron solo de pensar en un viaje hasta Galapagar. El grupo de músicos que acompañaba a Oldham y su guitarra en esta ocasión era casi tan variopinto como el público. Un joven batería recién graduado del hardcore cuyo estilo fue contundente y generalmente sobrio. Luego un guitarrista veterano (en su currículum Chavez y Guided By Voices)y un bajista, que coloreaban las canciones con sus instrumentos al igual que con sus voces. Y como curiosidad la silenciosa presencia de la superestrella del post-rock David Pajo a los teclados.

En cuanto a setlist, improvisado a veces, se basó sobre todo en las mejores canciones de I see a darkness ("Madeleine-Mary", "Nomadic Revery Call (All Around)", "I see a darkness"...). El sonido de estas en directo es más duro que en el disco y las melodías han acusado el paso del tiempo, simplificándose. También se interpretaron algunos temas de su reciente colaboración con Mick Turner (Get on Jolly) y la mítica canción de Palace "I am a Cinematographer", apoyado por la banda.

Como sorpresa de la noche, y tras un bis suplicado por el público, Will pasó su guitarra a Pajo y se puso a los teclados, agachándose para cantar al micro. Primero Pajo se marcó un solo de guitarra al más puro estilo Steve Vai, dejando boquiabierto al auditorio e incluso a sus propios compañeros. Para terminar de asombrarnos el conjunto se sacó el último as de la manga, una larga canción que debía titularse "Pissin' in the Wind" y que ponía a caldo la escena musical americana, cantada por la sorprendentemente grave voz de Pajo, coreada por Will y acompañada por las palmas del sector menos vergonzoso del público.

- Irene Tremblay

[No tenemos fotos disponibles]
Texto: Irene Tremblay.

+ Comentario de Get On Jolly



página principal más conciertos