noticias discos artículos conciertos parsley people links

THE SHIPPING NEWS (+ Lisabö)
02-marzo de 2001
Bilbao, Sala Palladium

La ocasión lo merecía. Shipping News por vez primera en España. Parsley cogió el petate y se plantó en la puerta de la sala Palladium de Bilbao. Unai Fresnedo había organizado una velada de ambiente pugilístico. En un rincón del cuadrilátero, Lisabö, con el record de una victoria por K.O. técnico: Ezarian (Esan Ozenki 2000). En la otra esquina, Shipping News, con una impresionante records de victorias en el primer asalto, repletas de sangre real, batallas navales, victorias en el mar. Como testigos, cincuenta personas que acabaron besando la lona, exhaustas, fulminadas.

Crabtree, Mueller y Noble atravesaban el ecuador de su gira, algo cansados, como aquel ciclista que observa la meta en una cumbre lejana y piensa en las cuestas que restan por escalar. Su coche escoba particular, Christina Files, cuidaba que todo saliera según lo previsto, verificando el correcto funcionamiento de los altavoces, ajustando el sonido a las características de la sala y adueñándose con arrogante decisión de la mesa, segura de su experiencia. Algo tan simple como reproducir un CD en el equipo de Palladium, le bastó a Christina para saber que Shipping News sonarían esa noche a la perfección.

El concierto fue, sin embargo, bastante corto; apenas tocaron seis canciones condensadas en cuarenta minutos. Shipping News repasaron las canciones más notables de su último trabajo Very Soon and in Pleasant Company, comenzando por una hipnótica intro de más de diez minutos de duración, y continuando con piezas tan oscuras como "The March Song" o tan tiernas e intensas como "Actual Blood" y "Quiet Victories", donde Jason Noble escupía sus miserias en una interpretación magistral de tono vocal hiriente. Entre tanto dolor, sonaron terriblemente cercanos los primeros acordes de "Steerage" y "Books on Trains", piedras angulares de su primer álbum, así como "Nine Bodies Nine States" con la que cerraron el concierto, siendo el primer y único bis que se permitieron. Proclama exacerbada de las virtudes de la banda de Louisville: intensidad, dolor, oscuridad, llanto, naufragio, ahogo.

Mención aparte para Lisabö, un grupo capaz de dejar a Shellac a la altura del easy-listening. La contundencia de su propuesta era desconocida hasta ahora en la península. Hardcore brutal pero con sentido e inteligencia. Dos baterías al límite, con los platos de Aida mostrando las "caricias" de los violentos baquetazos que le regala en cada actuación. Canciones de amor rasgado. Una tormenta sin descanso.

- Héctor Garrido


The Shipping News


Lisabö

Fotos y texto: Héctor Garrido.

+ Entrevista con The Shipping News



página principal más conciertos