noticias discos artículos conciertos parsley people links

TRISTEZA
27-febrero de 2001
Barcelona, Sala Razzmatazz- 3

La actuación de los norteamericanos Tristeza se perfilaba, momentos antes de su inicio, como una incógnita por descifrar. Por un lado, los había que presagiaban un actuación basada en los cánones del pop instrumental e intimista, traslación al directo de un repertorio en una línea similar a la de bandas de la eclosión post (rock, hardcore) con un alto contenido emocional. Tambien había quienes sin haber escuchado previamente su segunda referencia discográfica, Dream signals in full circles (Tigerstyle-Southern/BOA) preferían no verter más comentarios a los aportados por la prensa musical más elitista. El factor sorpresa resultó providencial para muchos de los que nos encontrabamos entre los segundos, ya que la sensacional actuación que nos ocupa bien mereció el precio de una entrada físicamente inexistente, para lamento de fetichistas. La incertidumbre sobre los de San Diego (California), quedó despejada tras la puesta en escena de su firme argumento musical. Lo arriesgado de su propuesta dio lugar sobre las tablas a una serie de contrastes con frecuentes cambios de intensidad, mientras que el patrón rítmico se mostraba inalterable, inquietante, con momentos de placidez que los hizo entrever más ambientales, más etéreos. A la formación básica (sin vocalista) batería-bajo-guitarra, se suma un sintetizador que se adhiere y complementa su sonido para crear atmósferas que se acoplan a la instrumentación acústica. El poder de convicción que logran imprimir en sus derivaciones cósmicas, es fruto de una expansión sonora sin límites, que les aproxima por momentos a grupos como Dianogah o Fly Pan Am. Una interesantísima propuesta, basada en frecuentes e imprevisibles giros mediante subidas y bajadas de tensión (in)contenida, densidad e instrospección sonora a la que únicamente se le puede achacar una cierta falta de virtuosismo en lo estrictamente musical, pero que subsanaron mediante una excelente compenetración y ejecución de temas que superaban la media de 6 minutos de duración. Tristeza apuntan excelentes ideas y regeneran, una vez más, el panorama rock americano, sin ocultar una cierta devoción hacia el pop en coordenadas Post.

Bien se les podría situar -por creatividad e inquietud- a la altura de otras formaciones de prestigio internacional (Tortoise, Yo la Tengo, los primeros Mogwai) aunque pueda dar la sensación global de que tengan que pulir aristas en lo que atañe a su personal sonido. Puede que les falte algo de definición en su planteamiento musical, que permanece en una misma dirección desde sus inicios de andadura. Pero según aseguran fuentes próximas, su nuevo disco goza de mayor riqueza en matices, debido en gran parte a una excelente producción. Partiendo de esa premisa, en cuanto sus excelentes ideas logren aportar mayor consistencia y reflejen toda la inquietud creativa que poseen y que ya pusieron de manifiesto a lo largo de su actuación -durante casi hora y media de concierto- seran acogidos más favorablemente por la crítica. Un reconocimiento más popular facilitaría su accesibilidad a un público mainstream y les ayudaría a salir del anonimato en nuestro país. El balance de su actuación, en definitiva, resulta más que favorable; tanto es así, que no sólo llegaron a alcanzar la sintonía absoluta con el reducido conglomerado de asistentes (público en su mayoría entendido en la materia), sino que podemos afirmar sin pestañear que su actuación fue memorable, sin duda alguna.

-Toni Rubies


Foto de Iñigo Ballester de su actuación de Madrid.

++ Leer el comentario de Iñigo y ver más fotos.

Texto: Toni Rubies



página principal más conciertos