noticias discos artículos conciertos parsley people links


Le va a ser difícil quitarse el sambenito de "tercero en discordia". Al bueno de Xian Hawkins se le va a recordar durante mucho tiempo, por ser el acompañante de Simeon en el retorno de los míticos Silver Apples en 1997. Xian Hawkins ocupó el lugar que dejó vacante el batería Danny Taylor - ¿quién sabe dónde? - veintisiete años antes. La reaparición de Silver Apples se produjo en el prestigioso club neoyorkino Knitting Factory. Allí Xian Hawkins se puso detrás de los teclados, para liberar a Simeon y dejarle tras el micrófono. Un single y dos conciertos fueron todo el bagaje en la nueva etapa de los Apples. Desde entonces, y escondido tras el pseudónimo Sybarite, Xian Hawkins ha publicado un sólo album que le ha valido para fichar por 4AD y asegurarse un nuevo disco para el año 2002. Desde entonces hasta hoy, Hawkins ha reunido todo el material inédito creado en estos tres años con su proyecto Sybarite, lo ha juntado con otras piezas incluídas en singles y recopilatorios, y lo ha agrupado en Placement Issues (Temporary Residence, 01). El último producto de la factoría Hawkins está repleto de excelsas melodías orgánicas y electrónica-dub a partes iguales, y es una golosina para los adeptos a los sonidos ambientales de Windy & Carl, Third Eye Foundation, Re: y Amp. ¡Porque no sólo de Kranky vive el hombre!



Xian -gustos exigentes - Hawkins.


Aquí ya no nos sorprendemos ninguno. Y menos con Mogwai. La última extravagancia de la banda escocesa se llama My Father, My King, una versión del himno tradicional hebreo 'Avinu Malkeynu' cantado en los días de Yom Kippur y Rosh Hashana, que los de Glasgow han alargado hasta conformar veinte minutos, poblados con su recurrente formato de torbellinos sónicos y silencios recalcitrantes. La canción se incluye como pieza única dentro del EP que, con el mismo nombre, publicaron al unísono la semana pasada el sello norteamericano Matador y el británico PIAS Recordings. Mogwai grabaron esta canción en los estudios de Steve Albini hace más de un año, con ocasión del álbum homenaje (todavía no publicado) al afamado productor Arthur Baker. Sin embargo no ha sido, ni mucho menos, una canción inédita en sus conciertos. Aquellos que presenciaron el directo de Mogwai en el pasado Festival Internacional de Benicassim, pudieron comprobar cómo los escoceses cerraron su actuación con esta pieza, como ya hiciesen semanas atrás en el Carling Weekend Festival. Y una curiosidad: ¿sabíais que en uno de sus conciertos, Mogwai dedicaron esta canción a Ligament, con motivo de la última actuación de aquella banda?. Detallistas que son ellos.



Cinco gremlins


¡En menudo berenjenal se ha metido Kaia Wilson!. La que fuese componente de Team Dresch, fundadora junto a Tammy Rae del sello Mr Lady, y actual miembro de The Butchies, está siendo insistentemente vilipendiada por su participación el pasado mes de Agosto en el festival Womyn Born Womyn de Michigan. El MWMF nació con clara vocación secesionista, y nunca ocultó su filosofía de ser un punto de encuentro para todas las mujeres del planeta, de cualquier orientación sexual (bisexuales, lesbianas, heterosexuales), pero con la condición de haber nacido mujeres. Los colectivos estadounidenes de transexuales pusieron el grito en el cielo, y reclamaron su derecho a que se reconociese su naturaleza femenina. Los ataques contra Kaia se han sucedido sin descanso en decenas de publicaciones norteamericanas, y otras mujeres como Kathleen Hanna (Le Tigre) o la indigo-girl Amy Ray, también han salido escaldadas en varios artículos. La líder de The Butchies ha explicado su posición y la del Festival, en un comunicado difundido por Mr Lady: "No creemos que nuestro apoyo a la comunidad transexual y a la comunidad de 'mujeres nacidas mujeres' estén en contradicción directa; nuestro apoyo a unos no desmerece el apoyo a los otros. Sabemos que MWMF comenzó como un evento separatista para las mujeres de nacimiento, y sentimos todavía la necesidad de que continúe siendo de esta manera". Sin embargo, la tensión y las protestas prometen no remitir. El evento fundado por Lisa Vogel lleva celebrándose durante veintiséis años consecutivos, pero ya ha sufrido la primera movilización formal. En 1999 se organizó a poca distancia del MWMF una acampada alternativa, Camp Trans, promovida por los colectivos transexuales contrarios a la política del festival. Aquel año, las protestas tuvieron su punto álgido cuando dos transexuales subieron al escenario y se despojaron de sus ropas para mostrar sus penes. Para Teresa Wiltz, redactora en The Washington Post, el problema reside en que "a pesar de considerarse un festival de música, muchas asistentes vienen con la utópica idea de que exista un mundo gobernado por (sólo algunas) mujeres. Las mujeres heterosexuales son bienvenidas, pero deben tener claro que el WBWF es un sitio para mujeres que aman a otras mujeres". En fin... lío habemus.



Do It Yourself & Be Yourself
(aunque parezca un anuncio de ropa deportiva)


Es realmente complicado describir a un personaje como Scott Morgan: músico, programador informático, diseñador de webs, articulista,... ¡es un auténtico hombre del renacimiento!. Un currículum como el suyo no lo iguala ni el señor David Grubbs. Pero el terreno musical es su principal caldo de cultivo creativo. Las últimas peripecias de Morgan se plasman en Triple Point, su debut con el sello canadiense Kranky. Los que conozcáis el catálogo de Kranky, no os sorprenderéis con el sonido de Loscil. Los drones, sintetizadores, samples y otros efectos sonoros, se suceden en una amalgama de electrónica ambiental que bebe tanto de Brian Eno, como de Aphex Twin o los alemanes Kraftwerk. Este pequeño genio, que trabaja actualmente como técnico audiovisual en la Vancouver Art Gallery, como compositor para películas, como diseñador de webs y CD-ROM's, y que es miembro honorario de la comunidad electroacústica de Vancouver, ha recibido muestras de admiración por parte de otros músicos afamados como Matmos -soporte instrumental en la gira de Bjork- o Kit Clayton. Desde 1998, Scott Morgan ha intentado conjugar el pop independiente con la más pura electroacústica de conservatorio, y el resultado no ha podido ser mejor: Triple Point demostrará el motivo por el que Morgan fue premiado en 1998 con el Premio Emma por su obra Glenn Gould, y regalará los oídos de quien busque en la música electrónica, algo más que mover las caderas.



Ummmm....


Imagínense la situación: Phil Manley -guitarrista de Trans Am- acude en 1997 desde su Portland natal a San Francisco, y allí asiste a uno de los conciertos más caóticos de su vida. Al terminar el concierto declara: "¡Esto suena a unos Iron Maiden mal grabados!". Y lo que es la vida. Aquella banda se llamaba The Fucking Champs, y esta semana han publicado Double Exposure (Thrill Jockey, 01), un EP compartido con los propios Trans Am. La idea de la colaboración partió de Jeremy Divine en 1998, y por aquel entonces, la intención era publicar un picture-disc en doce pulgadas. Un año más tarde llegó un sobre a los estudios de grabación de Trans Am, que contenía material sonoro de Fucking Champs junto a una nota que rezaba: "Si lo jodéis, os matamos". Los de Portland trabajaron en aquellas canciones, y dieciocho meses más tarde las enviaron de vuelta a San Francisco. El resultado son cinco canciones que contienen auténticos remolinos de guitarras, sintetizadores, pianos eléctricos y otros efectos electrónicos en la instrumentación y en las voces. Y lo que es más importante, es una verdadera colaboración, donde al menos un miembro de cada banda interviene en cada una de las cinco canciones. Estados Unidos y Gran Bretaña tendrán la oportunidad de ver en directo a las dos grupos juntos sobre el escenario. En España nos conformaremos con asistir a los conciertos de Fucking Champs. ¡Que tampoco está nada mal!





portada noticias anteriores