noticias discos artículos conciertos parsley people links

En una de sus numerosas novelas cortas, Raymond Carver decía: "Better to sing that which is gone and won't return than that which is still with us and will be with us tomorrow". Desconozco los demonios que corren por la mente de Rick Alverson cuando se enfrenta a su guitarra e intenta componer. Lo que está claro es que existen, y juguetean con él. Tableside Manners (Jagjawugar 2000) es un álbum de emociones concatenadas y dispares, una sarta (sin cuerda) de emociones referentes a un momento especial. ¿Cuál es ese momento?. Lo ignoro. Pero a Alverson le marcó en la composición de éste su cuarto trabajo al frente de los virginianos Drunk.

Si Bill Callahan desprende en sus canciones un qué-triste-estoy, la actitud de Rick Alverson (voz y guitarra) corresponde a un qué-feliz-seré-cuando-termine-mi-pena. Y lucha. Y se retuerce. Y pelea con el fatal destino que le aguarda, ansiando encontrale una brizna de esperanza. Pero la pena siempre retorna y es difícil de vencer. Cuanto más apesadumbrado se encuentra (The mutual friend fails you once / then through the other fails you again; "The Mutual Friend"), más lucha por olvidar su dolor (Counter to tiredness i'll go to bed / i'll forfeit instead of talking; "Forfeit"), y aunque a menudo vuelve a las andadas (Right after you left me / i pictured death; "Truancy"), siempre encuentra un resquicio de luz y de ¿venganza? (The thorns in the Hollywood crown / have brought the Queen of Venice down; "Queen of Venice").

Alverson ha creado pequeñas maravillas en forma de canción, orientadas (¡ahora sí!) hacia su interior, buscando la inspiración en la experiencia de su propia vida. Atrás han quedado las referencias literarias (Neruda, Coolidge..) con las que algunos le tildaban de 'arty', y los álbumes pseudo-conceptuales como aquel To Corner Wounds (Jagjawugar, 98) que giraba en torno al arte, historia y literatura rusa.

Rick, como Raymond, cree que es más fácil escribir canciones/poemas cuando estás hundido, porque sirve de consuelo. En definitiva, se presenta la paradoja de pensar que cuanto más apenado se encuentra él... más disfrutamos nosotros. ¿Harás el favor de entristecerte una vez más?

- Héctor Garrido

TABLESIDE MANNERS
Drunk
(Jagjaguwar, 2000)



DRUNK
Página de Drunk en su sello.



otros comentados en el 2000