noticias discos artículos conciertos parsley people links

No es necesario conocer mucho a Nacho Vegas -yo apenas le conozco, sólo le saludo- para estar de acuerdo en algo esencial con aquellos que sí le conocen bien. Lo que en boca y rostro de otros produciría risa incómoda y sonrojo, resulta en Nacho Vegas natural y convincente: su presencia en la portada, su contraluz de velas, tabaco y literatura en foto interior, la sutil comicidad de la pose con sombrero, la cita de Nick Drake o la reivindicación y adaptación de Townes Van Zandt.

Pero no es su estética lo que más me gusta de Actos Inexplicables, su primer disco firmado con nombre propio, sino la cualidad de Nacho para contar historias necesarias de escuchar. Parece que él dijera ven, acércate, siéntate aquí, atiende, tengo algo que explicarte. Es posible que no haya que explicar apenas nada sobre muchos de los actos cometidos, pero en discos como este se demuestra que mucho hay por relatar.

Nacho Vegas, el autor, escribe en segunda persona, espetando, mortificando, sincerando. Nacho Vegas, el cantante, extenúa su voz, que es limitada y monocorde, pero responde con exactitud a lo que pretende expresar el autor. Nacho Vegas, el compositor, instrumentaliza, armoniza, demuestra su melopeya campestre, serrana, norteña, arregla con vientos y se hace soportar por una sección de cuerdas que eleva al cantautor a un lugar más allá del previsible.

"Sí, tal vez me olvidé de este amor como si fuera el de otros, tal vez me olvidé de que allí estaba el mar, y entonces el mar se echó sobre nosotros".

- Elena Cabrera

ACTOS INEXPLICABLES:
Nacho Vegas
(Limbo Starr, 2001)



LINKS :

Limbo Starr



más comentarios