noticias discos artículos conciertos parsley people links

Si a principios de los noventa la capital musical estadounidense fue el grunge Seattle, los galones han pasado en la entrada del nuevo milenio a manos tejanas. Austin, capital del estado de Texas, experimenta en los últimos años una invasión de grupos math-rock, post-rock, slowcore, o como quiera usted llamarlo. Erigiéndose por encima del resto, una banda, Paul Newman, y un disco Machine is not Broken.

Y sin embargo, no es éste el primer álbum de Paul Newman. Antes de fichar por My Pal God habitaban en aquel malogrado y prolífico sello llamado Trance Syndicate, bajo el que lanzaron sus dos primeros álbumes: Please wait during the silence (97) y Only love can break your heart (98). Para esta nueva entrega, la banda de Newman (bajo), McCaffrey (guitarra), Robert (bajo VI) y Nozzero (bateria), suben los escalones del talento de tres en tres. Atrás quedaron sus tiempos mozos en los que versioneaban en sus conciertos a los Minutemen de Mike Watt. Poco a poco van definiendo su estilo personal, un distintivo diferenciador, frente a las bandas que siguen empeñadas en sonar a Slint.

Apenas ocho canciones instrumentales reflejan un fortalecimiento de su sonido, guitarras de secos trallazos y un bajo de seis cuerdas (instrumento que empieza a ponerse de moda). No llegaría a encasillarles como una banda 'math', por mucho que así se deduzca de cortes como "Some common items you never notice", porque sus canciones respiran algo más que simples estructuras repetitivas y lineales de guitarra, bajo y batería. "The cup of fierce", es un conglomerado de saltos de ritmo que a veces suena al emo-core de The Promise Ring y otras veces a la simplicidad de Dianogah. "Under the golden horses" es un tratado de doma instrumental, digna de expertos jinetes.

La producción de Machine is not Broken corre a cargo de Jason Ward, que también se ocupó de producir sus dos álbumes anteriores, y éste acierta de pleno al no sobrecargar las canciones y dejarlas en su punto exacto, no demasiado primitivas y no excesivamente barrocas. Una forma espléndida de empezar el año.

- Héctor Garrido

MACHINE IS NOT BROKEN:
Paul Newman
(My Pal God, 1999)



www.mypalgodrecords.com

Además en Parsley: Entrevista con Jon Solomon, de My Pal God Records.



comentarios más recientes